Mi parto sorpresa

Mi parto sorpresa

Todo empezó cuando mi ginecólogo me dijo que para mi fecha probable de parto estaría de vacaciones y me tenia que asignar una ginecóloga pro parto humanizado, cuando pase por su oficina me encanto. Me fascino la manera como me hizo sentir, sabia que yo iba a ser la protagonista ese día. Pero así mismo me dijo que si nacía el fin de semana ella estaría por fuera de la cuidad y tendría que asignarme otra ginecóloga.
Me sentía como pandequeso caliente, insegura y en el fondo quería que el bebé esperara a mi ginecólogo de cabecera, pero ya estaba en la semana 38 y mis dos hijos habían nacido en esa semana y sentía que se repetiría la historia.

El miércoles tuve mi clase de yoga prenatal y sentí que mi cuerpo estaba diferente, sentí que estaba en el trabajo de parto.
Esa noche cuando llego mi esposo le dije: Amor siento que esta noche será la noche mas esperada por todos.
A las 2 am, me levante al baño y sentí ese mini cólico que empezaba adelante y termina en la espalda, volví a la cama y le dije a mi esposo: Amor listos? Hoy nace nuestro bebé , que felicidad.

Oliver ni que supiera se levanto a esa misma hora, así que lo pase para mi cuarto y organice su cuarto para mi trabajo de parto, lleve mi pelota de pilates, un portarretratos de mi familia, música, velas y esencias.
A las 4:00am Mario llamo a la Diana de la montaña, la doula y a mas que 1000 palabras la fotógrafa que iba a estar allí capturando los mejores momentos,
Empezaron las contracciones y tome un largo baño caliente, mientras me bañaba sentí a Diana entrar al cuarto.
Me senté en mi pelota de Pilates ,hacia posturas entre contracción y contracción que me relajaban la espalda y me ayudaban a la apertura de pelvis. A medida que pasaban las horas las contracciones aumentaban, me sentía cómoda caminando y haciendo cunclillas.

A las 6 am, sentí que Oliver y Agustín se levantaron, pero para ese momento ya habían llegado también mis papas y mis suegros ayudarme con los niños, sentí mucho amor en el lugar, solo buena energía, ame ese momento como nunca, los niños entraban me miraban, me tocaban, mi mamá entraba me consentía, Mario entraba me regalaba un te y así sucesivamente se pasaron los minutos que se sentían como horas.
A las 7am sentí que era el momento de irme para la clínica, yo sabia que ya estaba lista, que aunque me faltaba un poco ya quería estar en la sala de parto.

Cuando llegamos a la clínica, subí con Mario y Diana la doula, llego la ginecóloga me hizo un tacto y me dijo que estaba en 7 de dilatación y que ya estaba lista para ingresar.
Entramos Mario, una prima medica y yo, e inmediatamente pedí la epidural por que sentía que no era capaz de pujar a palo seco, no quería pasar dolor, quería estar mas tranquila y eso era lo que mi cuerpo necesitaba. Así que le dije al anestesiólogo que quería solo un poco de anestesia para poder seguir caminando en la sala.

Seguí mi trabajo de parto,
Me sentía cómoda, caminaba por toda la sala con Mario, nos reíamos, escuchábamos música , seguía respirando profundo entre cada contracción y mientras tanto mi prima medica era la encargada de capturar los mejores momentos.
En ese momento ya las enfermeras y todo el personal medico sabia que era un parto sorpresa, que solo lo sabría cuando lo tuviera en mis brazos, entro la ginecóloga y hicimos las ultimas apuestas, Mario dijo: Niña y Yo dije: Niña, el me miro como segura? En el fondo lo sentía pero no lo había dicho antes para no generar falsas ilusiones.

A las 12am, me hicieron mi ultimo tacto y estaba lista para pujar, empezaron mis contracciones que llaman buenas, ósea duras pero con las ganas que tenia de saber si era un niño o una niña pujaba concentrada y con muchas ganas.
Los minutos pasaban y nada de nada, me empecé angustiar por un instante y pregunte: Por que no nace? Sentía que ya no podía mas, me pare, me acunclille para pujar pero no fui capaz, estaba muy cansada, así que me volví a sentarme en la cama para recibir a mi bebé.
Seguí pujando con todas mis ganas, justo ahí sentada logre tocar la cabeza de mi bebé, ese me daba las ultimas fuerzas para pujar.
Me dijeron si en esta ultima no nace tenemos que hacer algo, así que puje con todas mis fuerzas y me ayudaron a sostener el bebé por que se estaba devolviendo, en ese ultimo pujo estaba Mario al frente esperando recibir al bebé en sus brazos.
Sentí una sensación de luz inmensa, una alegría, un descanso, dios y mucho mas, que la palabras se quedan cortas para describir ese momento.

Mario, lloro con el bebé en los brazos, el en ese momento sabia el sexo pero no me dijo nada. Solo cuando tuve al bebé en mi pecho le abrir sus piernas rápidamente y vi algo diferente, Era una NIÑA.
Amor es una niña, ya Mario estaba de rodillas llorando de la felicidad a mi lado, yo lloraba por esta hermosa sorpresa y lo único que se ocurrió fue llamar a mi mamá y decirle es una NIÑA mamá, ella gritaba y lloraba, me dijo: Amor revisa bien, segura?
Yo mas lloraba y le decía si mamá es una NIÑA.

Es una Niña, es nuestro MILAgro de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s